Francisco Reynés ha pedido al gobierno argentino compromisos a largo plazo que permitan seguir invirtiendo en infraestructuras en el país.

Francisco Reynés Massanet hacía estas declaraciones durante su participación en el foro ‘Invertir en Argentina’, organizado por EL PAÍS y PRISA.

Francisco Reynés ha recordado que Abertis llego a Argentina en 1999 con muchas esperanzas, “esperanzas que hicieron aumentar el número de activos en el país”. Sin embargo, y utilizando un símil marinero, el vicepresidente de Abertis ha reconocido que han pasado una singladura muy difícil, pero no por ello han tirado la toalla.

En este nuevo gobierno, que está despertando tantas expectativas, Francisco Reynés propone mentalizar que la colaboración público-privada debe ser un win-win, y ha pedido dotar al sistema argentino de estabilidad y seguridad jurídica a largo plazo, además del establecimiento de un regulador independiente.

Reynés Massanet ha recordado que la compañía está suficientemente dotada de una buena estructura de capital, y que el cumplimiento de este compromiso por parte del gobierno conllevará nuevas inversiones en el país.

En Argentina, Abertis gestiona dos de los accesos más importantes a la ciudad de Buenos Aires. Grupo Concesionario del Oeste (GCO) es titular de la concesión de la Autopista del Oeste, que une la Capital Federal con la población de Luján en el acceso oeste de la ciudad; y Ausol es titular de la concesión del acceso norte de Buenos Aires, popularmente conocido como la autopista Panamericana; y del mantenimiento de la Autopista General Paz, importante eje de circunvalación de la ciudad.