Francisco Reynés, vicepresidente y consejero delegado de Abertis, ha reclamado este lunes que las empresas tienen que contar con valores sólidos para poder llegar a la excelencia y desmarcarse de la competencia, “valores que requieren poso, pero que luego permanecen siempre”.

En una conferencia celebrada en la sede de la compañía en Barcelona, Reynés ha apuntado que los valores no los tiene directamente la empresa, “sino que es una suma de los valores que tienen los empleados”.

También ha destacado este aspecto el profesor de Iese y presidente de ABE, Pedro Nueno, que ha presentado el acto y que ha asegurado que valores como la humildad, el respeto y la solidaridad deben estar siempre presentes en el sector empresarial.

La globalización ha centrado parte del discurso del vicepresidente y consejero delegado de Abertis, ya que ha explicado que este elemento se ha convertido en un gran reto de gestión de personas y de culturas donde el respeto y la humildad son fundamentales, “como también lo son dentro de una organización empresarial”.

Para mostrar y ejemplificar los valores de Abertis y de sus trabajadores, Francisco Reynés ha explicado que en Brasil morían cada año 55.000 personas en las autopistas hasta que la empresa invirtió dinero en mejorarlas y se redujo así la mortalidad en la carretera un 38%: “Aquí Abertis apostó por la seguridad y no pensó tanto en el gasto que todo eso conllevaría”.

La humildad de las personas que viven y trabajan en España es para Reynés un valor que tiene la sociedad española y que pocas contienen: “Nosotros somos muy prudentes”.

Finalmente, ha recordado al público asistente que invertir en la educación y en el progreso de los trabajadores es vital para mantener los valores de la empresa, y ha reclamado que en todas las decisiones empresariales se actúe con solidaridad y respeto.